Tips para que tus lentes no se empañen con el cubrebocas

A todos los que usamos lentes, empezamos con este problema: siempre que usamos cubrebocas, se nos empañan.


El cubrebocas se ha convertido en nuestro accesorio de uso diario, así como lo eran los lentes para ver o las gafas de sol. Al usar sobre todo los lentes para ver y cubrebocas entramos a un dilema (sobre todo los que tenemos mucho aumento): ¿veo y no me prevengo ante el Covid, o no veo pero me prevengo?


Así que investigamos un poco para tener la comodidad de usar los 2.


Conocer el motivo por el que tus lentes se empañan cuando llevas cubrebocas es el punto de partida para acudir a las soluciones más lógicas para evitarlo. Cuando tu mascarilla entra en contacto con tu boca, el aire caliente que sale hacia nuestras mejillas, barbilla y, desafortunadamente, nuestros anteojos. Las lentes son hidrofóbicas, por lo que cuando el aire caliente interactúa con la superficie de la lente, se produce condensación y las microperlas de agua permanecen en la lente porque no se pueden absorber, lo que genera una neblina muy irritante



Habiendo dicho esto...


  1. Ponte primero el cubrebocas y encima los lentes

Suena muy obvio pero, a veces, entre prisas y el hecho de acostumbrarnos al uso diario de cubrebocas, podemos llegar a olvidarlo. Si te pones primero el cubrebocas y por encima los lentes, evitarás que se libere el aire caliente de tu boca por dentro de los cristales.

Coloca tu cubrebocas de manera que los lentes funcionen como una especie de sostén en la parte superior de la tela de la mascarilla.


Si tienes mascarillas que tengan un alambre de metal, moldea esto alrededor de tu nariz y mejillas para crear un sello más apretado y evitar que el aire golpee tus lentes.


2. El truco del agua con jabón.


Esta no es solo una buena manera de evitar el empañamiento, sino una manera aún mejor de mantenerse higiénico al asegurarse de que sus anteojos estén limpios y libres de gérmenes. ¡Te sorprendería saber cuántas veces tocas tus gafas todos los días! Aplica jabón a tus lentes y frota con un paño húmedo. El efecto tensioactivo, en combinación con vasos limpios, evitará el empañamiento, ya que la suciedad y los arañazos tienden a provocar la condensación.


3. Usa un producto antivaho

Los puedes encontrar en su versión de spray antivaho, gel o gamuzas. Solo tienes que aplicar la solución a tus lentes y limpiarlos con el pañuelo que usas normalmente.

En el caso de las gamuzas, éstas se han posicionado como una de las opciones más demandadas porque son toallitas que ya incluyen producto antivaho y solo tienes que repasar tus lentes con ellas.