¿Por que el morado representa el feminismo?

El morado representa la lucha por la igualdad de género, pero hay que remitirse a un terrible hecho histórico que tuvo lugar a principios del siglo XX.


En las multitudinarias manifestaciones de los últimos años los tonos morados son los protagonistas en las calles, donde quien quiere mostrar su apoyo a la causa los usa de múltiples maneras: en la ropa, en carteles o pañuelos que hacen más visible un mensaje, la reivindicación de la igualdad de derechos sin importancia del género: el feminismo.


Pero, ¿desde cuándo es el morado un color feminista y por qué?


En primera instancia, el color morado se obtiene de mezclar el azul con el rosa, los colores tradicionalmente asociados a cada uno de los géneros. En segunda, se dice que inició desde un terrible suceso a principios del siglo XX.


En la fábrica textil Triangle Waist Co., la mayoría de las trabajadoras eran mujeres jóvenes procedentes de diversos países europeos que habían cruzado el Atlántico en busca de más trabajo y una vida mejor. Allí, sobrevivían con una jornada de 52 horas semanales que veían retribuida con un mísero sueldo y que las arrojaba a unas pésimas condiciones de vida. En contra de cualquier medida de seguridad, los responsables de la fábrica mantenían los accesos al edificio cerrados para evitar robos, algo común en la zona. El desastre comenzó cuando el 25 de marzo de 1911 se declaró un incendio en las instalaciones. Aunque nunca se pudo saber si fue a causa de una colilla mal apagada o por culpa de una chispa en el motor de una máquina de coser, parece ser que el fuego tuvo su origen en un accidente. Sea como fuere, lo cierto es que la mayoría de las trabajadoras no pudieron huir de las llamas porque el edificio se encontraba cerrado y ante la situación de emergencia no se pudieron abrir las puertas con suficiente rapidez.


Murieron un total de 146 personas y quedaron gravemente heridas 70, la mayoría de ellas mujeres. Puesto que los bomberos también tuvieron dificultades para acceder a las instalaciones el fuego consumió la práctica totalidad de la fábrica, con la maquinaria y los materiales en su interior. Se dice que el humo que expedía el edificio, que podía verse desde casi toda la ciudad, era de color morado debido a los tejidos que se usaban en esta fábrica de camisas.



Por este motivo, desde aquel momento el morado quedó asociado a la lucha feminista, pues la Triangle Waist Co. se convirtió en un símbolo de la injusta situación en la que mal vivían muchas mujeres.


Estas mujeres que pedían el derecho al voto también adoptaron el morado como color simbólico de su lucha, junto con el blanco y el verde que también las caracterizaba. Emmeline Pethick-Lawrence, una de las más destacadas sufragistas lo explicaba así: “El violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad. El blanco simboliza la honradez en la vida privada y en la vida política. Y el verde simboliza la esperanza en un nuevo comienzo.”


Entre 2017 y 2018, la lucha feminista vivió una nueva ola desencadenada por los movimientos #MeToo y Time's Up que surgieron contra el productor de cine Harvey Weinstein para denunciar los casos de acoso y agresión sexual que salieron a la luz. Esta nueva ola caló de nuevo en la sociedad haciendo que Pantone® eligiera el color Ultra Violet 18-3838 como color del año 2018, y lo explicaba así: "Ultra Violet es un tono de morado enigmático que evoca el espíritu inventivo y el pensamiento imaginativo que desafía el status quo. Un matiz espiritual, cósmico, Ultra Violet empuja los límites de lo que nos inspira hacia delante y hacia el futuro”.




Desde entonces, cada 8 de marzo el color morado inunda las calles de muchas ciudades del mundo convertido en algo más que un simple color representando los movimientos feministas y como símbolo de lucha contra la violencia de género.