Kim Kardashian causó daño permanente al vestido de Marylin Monroe


La elección de Kim Kardashian de llevar en el MET Gala de NY el vestido con el que Marilyn Monroe le cantó Cumpleaños feliz en el Madison Square Garden al entonces presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, causó polémica. Por una parte, se trataba de una prenda que la actriz llevó en julio de 1962, semanas antes de ser hallada muerta en su casa, en un momento en el que era ya una mujer devastada por las pastillas y su carrera estaba al borde del abismo.

Por otra, Kardashian reconoció que tuvo que adelgazar siete kilos en tres semanas para poder ponerse el traje apenas unos minutos, el tiempo que duró su paseo por la alfombra roja. Después, cambió el modelo original por una réplica exacta, ya que, como ella misma reconoció en una entrevista para la revista Vogue, no se atrevería a “sentarse, comer con él o correr el riesgo de dañarlo”.


Este es el vestido más caro jamás vendido en una subasta con $ 4.8 millones



El propietario actual del vestido (¡Bielieve it or not! de Ripley) se lo prestó a Kardashian para que lo usara en la alfombra roja. Se cambió y se puso el vestido en el lugar en The Met en Nueva York. Lo usó mientras subía las escaleras de la alfombra roja y luego se lo quitó antes de proceder al evento real. Se puso una réplica del vestido JFK para la gala.


Sin embargo, parece que ese breve periodo de tiempo bastó para estropear el histórico vestido. Así lo evidencian las imágenes compartidas por el coleccionista Scott Fortner, que muestran cómo la tela se ha estirado en exceso hasta romperse en la zona del cierre trasero. En las fotografías también se aprecia que faltan algunos de los cristales que adornan el diseño.


La foto de abajo muestra fotos de antes (izquierda) y después (derecha) del vestido. Cuando vio la parte de atrás del vestido,

inmediatamente notó rasgaduras, faltaban cristales y algunos literalmente colgaban de los hilos.




"Se tuvo mucho cuidado para preservar esta pieza de la historia de la cultura pop. Con aportes de conservacionistas, tasadores y archivistas de prendas, la condición de la prenda fue la máxima prioridad. ¡Por extraño que parezca! ¡No se hicieron modificaciones al vestido y Kim incluso se cambió a una réplica después de la alfombra roja!⁠”.

Fuente: comunicado de prensa de Ripley, 2 de mayo


Fortner posee una generosa colección de objetos que pertenecieron a Marilyn Monroe y está al frente de la cuenta de Instagram @marilynmonroecollection, donde ha publicado las imágenes que revelan los desperfectos que ocasionó Kim Kardashian al vestido. En ellas cita a Ripley’s Believe It Or Not, el museo que lo adquirió en 2016 y desde entonces lo custodia, y que por tanto gestionaron el permiso para que la millonaria influencer lo pudiera llevar.